Buscar
  • Difusión Felina Pontevedra

¿Qué es el Virus de la Leucemia Felina? VLFe

La leucemia felina VLFe es una enfermedad contagiosa, provocada por un retrovirus, que debilita es sistema inmunológico del gato.

¿Cómo puede afectar a la salud de nuestro gato? El virus normalmente se distribuye por la sangre, en algunos casos durante la fase inicial el gato puede vencer la infección y acabar con el virus, incluso sin manifestar síntoma alguno. En otros gatos el sistema inmunitario no puede erradicar el virus y quedan infectados persistentemente durante el resto de su vida. En estas ocasiones, suelen enfermar y acaban muriendo meses o años después de sufrir la infección inicial en su mayoría a causa de linfomas, anemias no regenerativas, u otras infecciones oportunistas.


¿Qué síntomas puede tener? Muchas veces puede pasar desapercibido y los síntomas van ligados a la capacidad inmunitaria que tenga el gato, de modo que aquellos gatos con menor capacidad inmunitaria, presentan mayor capacidad de generar daño orgánico, dentro de los principales síntomas están:

  • Pérdida de peso y de apetito

  • Deterioro en el pelaje

  • Fiebre y letargo

  • Anemia; se presenta en alrededor del 25% de los casos y se manifiesta, entre otros, por palidez de las encías y otras mucosas

  • Inflamación de los ganglios linfáticos

  • Enfermedades bacterianas y virales recurrentes

  • Signos gastrointestinales (Vomitos y diarrea)


Existen diferentes pruebas para saber si tu gato tiene VLFe, como los test rápidos que no son fiables 100% y pueden dar falsos positivos o falsos negativos, pero la más fiable es la PCR.


¿Cómo se contagia? La mayor concentración del virus se encuentra en la saliva del gato permanentemente, pero no es capaz de sobrevivir fuera del cuerpo más de dos horas en ambiente seco, por lo que las principales vías de contagio son:

  • Ingestión de agua o alimentos infectados

  • Infección por arañazos o mordeduras en peleas entre gatos

  • Contagio a través de la placenta de madres infectadas

  • Por la orina, heces o lágrimas

  • Mediante el acicalamiento entre gatos


¿Cómo prevenir la enfermedad? La manera más eficaz de prevenir la infección persistente y por ello la enfermedad es mediante la vacunación, ya que la VLFe no tiene cura.


Tratamiento y cuidados. Aun siendo una enfermedad que no tiene cura, se pueden llevar una pautas para que la salud del gato no empeore y tenga una mejor calidad de vida.

A menudo se precisan largos ciclos de antibióticos para erradicar las infecciones oportunistas.

Es conveniente evitar cualquier fuente de estrés, como el que el animal sufre cuando se introducen cambios en su rutina o en su lugar de residencia habitual.

Evitar el contacto con fuentes potenciales de otras enfermedades contagiosas como gatos sin vacunar y no permitir que pasee por el exterior.

Detectar y tratar con rapidez los problemas de salud, incluso los leves.


El mayor enemigo del sistema inmunológico de cualquier gato es el estrés por lo que tenemos que mantener estos niveles bajos, con mucha tranquilidad y cariño por parte del ambiente que le rodea, con una buena alimentación y revisiones periódicas de su veterinario.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo